miércoles, 4 de enero de 2012

Tengo tu nombre desde hace tiempo tatuado en mi piel. Sucumbo ante ti cada vez que te tengo cerca porque contemplo cada día como el último en ese afán de disfrutarlo junto a ti. Y no puedo negar que encuentro en tu sonrisa mi mayor anhelo, tus ojos siguen siendo el lugar en donde encontré hace rato el amor. Ahora sólo resta esperar que el tiempo en su sabiduría nos permita el espacio que nos merecemos. Continúo esperando que mi sueño sea el nuestro y quien quita se realice.

2 comentarios:

butterfly dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
butterfly dijo...

Siempre te lo he dicho; me siento orgullosa de ti por ese excelente y maravilloso don que tienes para escribir, ojalá esta y tantas capacidades que tienes la uses de la mejor manera y sirvan ellas de cimientos para lograr tus propósitos. Tu hijo espera mucho de ti, no lo apartes de TU SUEÑO!!!